Sierva de Dios Sor Laura Meozzi

 

SIERVA DE DIOS LAURA MEOZZI

(1873 – 1951)

Hija de María Auxiliadora

Laura nació en Florencia el 5 de enero de 1873 del matrimonio de Alejandro y Angela Mazzoni. Su rica y noble familia se trasladó a Roma, Allí Laura terminó sus estudios y luego continuó estudiando medicina. Su director espiritual era un Salesiano que la invitó a dejar la riqueza atrás y responder al llamado del Señor trabajando para niñas pobres.

Después de pasar muchas noches en oración, Laura se convirtió en una Hermana Salesiana en 1898. Pasó 23 años trabajando en Italia, especialmente en Sicilia, hasta 1921, cuando fue elegida para dirigir el primer grupo de Hermanas enviado a Polonia. Fue durante este último período que la característica de Laura se manifestó: su espíritu maternal.

Ella tenía una bondad que provenía de su amor Salesiano por la bondad y de la sencillez de Mornese. Los niños polacos le pusieron un sobre nombre: Mateczka que significa mamá.

En 1922 Laura salió de viaje con otras cinco hermanas a Rozanystok, para fundar un hogar para huérfanos de la guerra. Arreglaron el lugar e internaron allí 80 niños, muy pobres y desordenados. Ellas convirtieron el lugar en una gran feliz familia. Una de las pequeñas desafortunadas dijo: tuve un serio desorden intestinal y la Madre Laura me cuidó como si yo fuera su propia hija. Ella era como una madre para todos, pero ella tenía especial atención para con los más pobres y aún los retardados.

El inspector local del gobierno estaba tan impresionado que dijo que les enviaría unos 200 huérfanos más. El Gobierno y las familias pudientes proveyeron lo que fue necesario y las Hijas de María Auxiliadora aumentaron en cantidad, benditas por el Señor. Abrieron un noviciado y nuevos orfanatos.

Primero como superiora local y luego como provincial, entre 1922 y 1940, Sor Laura fundó nueve obras y formó a 110 nuevas hermanas. Durante la Segunda Guerra Mundial, el consulado la invitó a regresar a Italia, pero ella permaneció en Polonia, viviendo en un orfanato en el bosque de Sakiszki, vestida como una campesina. Ella dirigió a las hermanas durante esos años a través de cartas secretas, escritas en el estilo de la Madre Mazzarello.

Al final de la guerra, cuando las nuevas fronteras de Polonia se definieron, las hermanas y 104 niños tuvieron que dejar Vilnius en un tren especial, para ir a la nueva Polonia. A bordo viajaban partidarios y niños no autorizados escondidos con sus familias. Sor Laura corrió el riesgo de ser baleada. Rezó incesantemente y obtuvo la gracia de salvarse de la Madre de Dios.

Comenzando nuevamente para dar mayor vigor al trabajo La Madre Laura comenzó todo nuevamente y abrió otras 12 Casas. Reorganizó el noviciado y le dio a todo un nuevo sentido de energía y alegría. La gente recuperó sus sonrisas.

Pero para entonces se sentía exhausta. Rodeada por sus hermanas y acompañada por la oración de todos, ella murió el 30 de agosto de 1951 en Pogrzebien.