Santa María Mazzarello

(1837-1881)

Cofundadora del Instituto de las FMA

Beatificada el 20-11-1938

Canonizada el 12-6-1951

Festividad el 13 de mayo

 

 

Santa María Mazzarello nació en Mornés, Italia, el 9 de mayo de 1837, en el seno de una familia numerosa; primogénita de 10 hijos creció en un clima sereno, armónico y feliz, entre gente sencilla, en  contacto con la naturaleza y dedicada a las tareas agrícolas.

Sus padres fueron buenos educadores, su madre Magdalena Calcagno, era de carácter alegre y comunicativo, y su padre José Mazzarello, le enseñó una sólida formación, en la asimilación de valores.

Otra influencia decisiva en su vida fue Domingo Pestarino, su guía espiritual,  a los 15 años ingresó al grupo de la Pía Unión de las Hijas de la Inmaculada, ahí profundizó la devoción a María y su compromiso se extendió a las jóvenes.

A los 23 años, después de haber asistido a sus familiares de tifus, contrajo la enfermedad, llevándola a perder sus fuerzas físicas, este acontecimiento la llevó a decidir un cambio de actividad ya no sería campesina, sino modista. Esta decisión fue el origen de una nueva misión “LA DE VIVIR PARA DIOS HACIENDO EL BIEN A LAS JÓVENES”.

Un encuentro trascendente se produjo en el otoño de 1864, cuando Don Bosco llegó a Mornés de vacaciones con sus muchachos; las Hijas de la Inmaculada se encargaron de los preparativos para recibirlos, María quedó impresionada por la personalidad del sacerdote; “Don Bosco es un Santo yo lo siento”, dijo a sus compañeras.

En las Hijas de la Inmaculada de Mornés, Don Bosco encontró el grupo ideal para el Espíritu Salesiano, puesto que ya tenían una inserción vital en la promoción de la mujer. Es así como fundó el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora el 5 de agosto de 1872, este día María Mazzarello con sus compañeras profesaron sus primeros votos.

Madre Mazzarello fue hábil formadora y maestra en la vida espiritual, tenía el carisma de la alegría serena, irradiaba gozo y su vida era un ejemplo de entrega hacia las jóvenes quienes seguían sus pasos en el empeño de dedicarse a la educación de la mujer.

En Mornés vivían las hermanas con gran alegría se dedicaban a la educación de las jóvenes más pobres y necesitadas. De esta manera la congregación de las Hijas de María Auxiliadora se fue extendiendo a través del mundo, llevando la buena nueva de Dios a las jóvenes.

Cuando Madre Mazzarello muere en Nizza Monferrato el 14 de mayo de 1881, el Instituto sólo tiene 9 años de historia pero ya poseía 26 casas, 166 hermanas, 50 novicias y 22 postulantes